Bristol Sunset Beach

Mis primeras vacaciones soltera en el paraíso de Fuerteventura

Por | 27 septiembre, 2018 | 0 comentarios

Llegó la hora de buscar destino para las vacaciones y esta vez no tenía a nadie con quien ir, pues me acababa de quedar soltera. Por lo que decidí darme un buen cambio de aires e ir Fuerteventura a visitar a una amiga que vive en Corralejo.

Me llamo Begoña, soy de Madrid y me encanta viajar. Cuando estoy de vacaciones en algún sitio, me gusta conocer todo acerca de él: restaurantes, curiosidades, culturas y probarlo todo.

Me encantan los sitios de sol y playa, pero, por una cosa o por otra, nunca había estado en Fuerteventura ni en general en las Islas Canarias.  Siempre las he querido conocer, pero al final salían otros viajes.

A una de mis mejores amigas le salió un trabajo allí hace unos meses y se mudó, por lo que me pareció la oportunidad perfecta para conocer Fuerteventura y pisar las maravillosas playas canarias. Mi amiga iba a estar trabajando la mayoría del tiempo, así que iba a tener bastantes ratos de estar yo sola y eso me inquietaba un poco.

En casa de mi amiga había familiares suyos, así que para alojarme decidí buscar un apartamento de vacaciones para mí, para poder ir más a mi aire. Mi intención era ir 7 días, pero una vez allí alargué el viaje para quedarme cuatro días más.

Buscaba algo moderno y cómodo, más bien céntrico, que no me diera mucho trabajo en mis vacaciones, que me proporcionara tranquilidad y que fuera asequible.

Encontré un complejo de apartamentos moderno y cerca del centro. Mi sorpresa fue que lo encontré casi a la primera por una aplicación de viajes. Entonces, como buena viajera, decidí meterme en su web www.bristolsunsetbeach.com y ver sus propias ofertas y precios.

Las fotos de la web me llamaron mucho la atención. Era colorida y ordenada a la vez. Soy diseñadora gráfica y eso me hace fijarme en todo. Vi las opiniones en otras webs y la puntuación del establecimiento era alta.

Parecía un sitio muy chulo y deseé que fuera igual que en las fotos. Miré los tipos de apartamentos y me enamoraron. No solo era un apartamento con una bonita decoración moderna y minimalista, sino que era un complejo de apartamentos con piscina, un bar en la azotea (donde se veían unos atardeceres preciosos) y hasta una recepción.

El equipamiento de cada apartamento fue una de las cosas que me hizo decidirme. Además de todos los utensilios y electrodomésticos de cocina, tenía lavavajillas, por lo que, aunque fuera un apartamento no tendría ni que fregar y además me dijeron al llegar, que tendría una limpieza como extra en medio de la estancia por quedarme más de 5 días. Eso me gustó, porque normalmente en los apartamentos que he ido, estés el tiempo que estés, los que limpian son los inquilinos.

La otra cosa que me hizo decidirme fue que dentro del complejo de apartamentos tienen un club, llamado Endorfina Club, en donde ofrecen un montón de actividades deportivas.

blog bego2

En Madrid, yo hago yoga, por lo que me pareció una buena idea poder continuar haciéndolo en mis vacaciones y, además, al lado del mar, me pareció que iba a ser muy especial.

 

Las fotos de las instalaciones son verídicas, la sala de yoga es perfecta para meditar. También hay un gimnasio donde entrenar bajo cita previa con un entrenador personal, ofrecen cursos de kitesurf, paddle surf, surf, alquilan bicicletas de ciudad y de montaña y realizan una excursión a la Isla de Lobos.

 

Yo probé los distintos tipos de yoga que tienen, porque me compré un bono de 5 clases, que luego alargué con uno de tres más, también probé el curso de kitesurf e hice el viaje a la Isla de Lobos.

Una vez en Corralejo me impresionó el complejo de apartamentos. Moderno y cuidado, con piscina de agua salada, un chill out en la azotea con un bar y hasta una lavandería por un módico precio.

 

Los chicos de recepción siempre fueron muy amables, desde el check in, donde me explicaron breve pero útilmente todos los servicios del complejo de apartamentos y cómo llegar fácilmente a mi apartamento.  

 

Me cogí un estudio en la planta baja que era una monada. Tenía todo lo necesario para que pareciera tu propia casa de vacaciones, hasta una cafetera Nesspreso y otra normal. Unos pocos amenities como aceite, sal, azúcar y dos cápsulas de café, hasta que comprara yo las mías propias.

 

La terracita me pareció perfecta para cenar o tener un poco más de espacio con la puerta abierta. El baño era moderno, con una buena ducha, el salón no se hacía pequeño, ya que tenía la cocina americana y una mesa de cristal en forma de barra. Bien aprovechado.

 

Todos los días desayuné en el bar chill out de la azotea. Acabé haciéndome amiga del equipo que trabaja allí: Arelis, Max, Ángel, Tamara, Leila y Leo.

 

El desayuno era buenísimo y yo, que soy deportista, agradecí que fuera buffet y que hubiera varias cosas donde elegir, para hacerme un desayuno más saludable.

 

Otra cosa que quiero destacar del bar son los smoothies, ¡estaban deliciosos! Los hacían con fruta fresca en el mismo momento.

Y las vistas a la bahía de Bristol por la mañana proporcionaban la alegría para empezar el nuevo día y por la tarde-noche, viendo el atardecer, paz.

blog bego

 

Me gustó que la piscina y el bar estuvieran separados. El bar tiene su terraza solárium para tomar el sol en donde también hay duchas para refrescarse. Y la piscina consigue ser una zona tranquila y relajante precisamente por encontrarse lejos del bar.

Mi experiencia con Endorfina Club fue muy buena. Poder hacer mis clases de yoga, probando los diferentes tipos y con una profesora tan profesional me hizo sentir que de verdad había aprovechado el tiempo.

El curso de Kitesurf lo hice para aprovechar las condiciones de Fuerteventura ¿Cómo iba a ir al paraíso del viento y no probar uno de los deportes más practicados allí?

Kike el instructor, fue agradabilísimo y paciente conmigo hasta que conseguí hacerlo más o menos por mi cuenta. Sé que tengo que seguir practicando, pero la base ya la tengo y volveré para seguir mejorando. Me pareció un curso muy completo de tres días seguidos. Uno en la playa para conocer las nociones básicas del viento, manejarme con la cometa y los dos días restantes en el agua. 

 

kiteBego

 

Y, por último, la excursión a la Isla de Lobos me impactó. Fui con un grupo de cuatro personas más que no se alojaban en Bristol Sunset Beach, ya que el Club está abierto a todos.

Fue una manera de hacer un plan estando yo sola y aprovechar toda la mañana. Quedamos a las 9.30 en el complejo de apartamentos y allí nos dieron los neoprenos y nos trasladaron al puerto.

El barco privado tarda como mucho 10 minutos desde Corralejo a la Isla de Lobos y es muy divertido. Rodeamos la Isla y nos enseñaron los cangrejos rojos enormes, Kike nos contó la historia y curiosidades de Lobos y una vez paramos el barco, nos dieron las gafas para hacer snorkel.

bego Lobos

 

Había muchos peces para ver y el agua era totalmente cristalina. Parecía el caribe. Después de un rato haciendo snorkel, nos prepararon las tablas para la clase de paddle surf. Kike nos explicó cómo sostenernos en la tabla y fuimos remando todos juntos.

lobosBego

 

Llegamos hasta la Playa de La Concha de Lobos y allí fuimos cada uno a nuestro aire. Estuvimos practicando y luego cada uno fuimos remando de vuelta al barco, donde Carlos, el patrón, nos tenía preparados unos sándwiches, brochetas de fruta y agua.

Luego volvimos a Bristol Sunset Beach y disfrutamos de una barbacoa en la terraza de lubina, con papas arrugadas (cocina típica de Fuerteventura) y ensalada. Otra cosa que me gustó es que allí nos hicieron las fotos que luego nos mandaron por email.

Tuve la suerte de que mientras me alojaba, el complejo de apartamentos Bristol Sunset Beach cumplía 2 años e hicieron la fiesta del 2º Aniversario. Me pareció un gesto muy bonito invitar a los huéspedes a brindar con ellos y fue otro evento divertido en el que me lo pasé genial y conocí gente.

Todo estaba preparado en la terraza chill out, con aperitivos y sangría o cava para todo el que allí estuviera.  Había música en directo y un photocall con fotógrafo donde posé junto a mi amiga con los globos. Luego colgaron las fotos en su página de Facebook a la que por cierto recomiendo seguir para estar al día de eventos en Fuerteventura, Corralejo y en el propio complejo de apartamentos.

 

En definitiva, viajar sola me daba un poco de miedo / respeto pero tanto el equipo de Bristol Sunset Beach como el de Endorfina Club así como otros clientes hicieron que fuera una experiencia increíble que pienso repetir.

Han sido unas muy buenas vacaciones. Me he sentido realmente en el paraíso y volveré a Bristol Sunset Beach para seguir mejorando, gracias a Endorfina Club, el kitesurf y volver a disfrutar de unos días de sol, playa y relax alojada en un apartamento para mí, con todas las facilidades y servicios que necesito. Sin duda, la mejor elección.

FDO: Begoña

Categorías: blog, Experiencias reales

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*